Alimentación de los animales de terrario

Una dieta saludable es más que solo dar de comer

Para mantener a sus animales en perfecto estado de salud es imprescindible alimentarlos de forma adecuada al tipo de animal y de especie. Solo así se pueden prevenir las carencias (p. ej., raquitismo) o las enfermedades derivadas de la vida en cautividad (hígado graso, gota renal). Para elegir la combinación de alimentos adecuada es necesario conocer los hábitos alimenticios naturales de cada animal. A muchos omnívoros u oportunistas les gusta comer en el terrario especialmente tipos de alimento que raramente encuentran en la naturaleza o que solo encuentran en determinadas épocas del año. Del mismo modo, algunos herbívoros son capaces de comer también alimento vivo. Si se suministra a nuestros animales de terrario alimentos completamente atípicos como, p. ej., pan tostado mojado en leche, pasta cocida, carne picada o comida de gato, muchos de ellos los engullirán con avidez. Pero no todo lo que les guste comer es bueno para su salud. Las iguanas verdes no se alimentan de comida de gato en la selva porque les cueste mucho abrir las latas, sino simplemente porque allí no hay. Ceder por pura comodidad o precaución exagerada y volver a darles a los animales su comida favorita («es que le gusta tanto...») no es ir por buen camino.

¿Con qué frecuencia hay que dar de comer a los animales?

Desde una vez al día hasta una vez cada 6 meses

No se puede dar una respuesta generalizada a esta pregunta. La cantidad de alimento por cada comida y los intervalos entre las comidas pueden variar enormemente dependiendo de la especie. Lógicamente, los animales jóvenes casi siempre necesitan comer a diario durante las primeras semanas, mientras que para los adultos basta con darles de comer 2-3 veces a la semana. Dependiendo de su edad, las serpientes solo necesitan alimento a grandes intervalos, mientras que las ranas dardo (dendrobátidos) pequeñas y coloridas pueden tener problemas serios si pasan hambre durante pocos días. La cantidad de comida suministrada también hay que adaptarla a las necesidades de cada animal. Muchos animales comen mucho para acumular reservas que les ayudarán a superar la falta de alimento disponible durante las temporadas secas que se producen cada año en sus hábitats naturales. Como es lógico, ellos no saben que en un terrario no hay periodos de escasez, por lo que no dejan de comer para acumular reservas e ingerirán todo el alimento que su cuidador le suministre, aunque sea excesivo. Por eso, los animales del desierto son más propensos a la obesidad que los animales de la selva. Los animales obesos se vuelven perezosos, sus órganos sexuales pueden sufrir adiposidad y volverse estériles, o incluso pueden morir por una insuficiencia orgánica, p. ej., si el hígado dejase de funcionar porque se ha acumulado demasiada grasa.

Alimento para «comedores de animales»

La mayoría de animales de terrario son lo que denominamos «comedores de animales», ya que se alimentan de animales vivos enteros. Ellos están «programados» para reaccionar a determinados estímulos como, p. ej., el movimiento de la presa o, en el caso de las serpientes, el calor de los pequeños mamíferos o aves que servirán de alimento por lo que, con pocas excepciones, es casi imposible acostumbrarlos a un alimento sustitutivo. Con las serpientes no es demasiado difícil acostumbrarlas a que coman presas muertas si antes de dárselas se vuelven a calentar a 37-40 °C (calentarlas en agua o con un secador).

Hoy en día, en los comercios zoológicos especializados se dispone de un gran surtido en alimento vivo, p. ej., pequeños mamíferos, saltamontes, cucarachas, cigarras, grillos, moscas, moscas de la fruta, colémbolos, gusanos, larvas de mosquito, larvas de polilla de la cera o crustáceos. No obstante, esto es un surtido muy pobre en comparación con la rica variedad que pueden encontrar en su medio natural. Para evitar deficiencias es recomendable comprar de vez en cuando especies de animales distintas y no siempre una misma especie.

Por último, los mismos animales adquiridos para alimento deberían recibir un alimento de buena calidad antes de dárselos a sus mascotas. Durante unas dos semanas se alimentarán con mezclas de alimento de primera calidad, p. ej., JBL TerraCrick , salvado, hierbas aromáticas, fruta, verdura y minerales, lo cual mejorará notablemente su valor nutritivo. Atención: NO es posible conocer el valor nutritivo de los animales para alimento simplemente por su aspecto. Las hierbas, minerales y fibras que una cigarra ingiere poco antes de servir ella misma de comida, los estará ingiriendo indirectamente un «carnívoro» junto con el insecto «relleno», a pesar de que siempre ignoraría el alimento vegetal. Si no quiere tocar el alimento vivo ni tener los dedos en la zona de riesgo cuando los animales de terrario muerdan su presa, puede suministrar el alimento vivo de forma fácil y segura con una pinza larga ( JBL PROSCAPE TOOLS P STRAIGHT o JBL PROSCAPE TOOLS P SLIM LINE ).

En verano existe además la posibilidad de ampliar y mejorar el menú de los insectívoros suministrando plancton cogido del campo. Como es lógico, no sería conveniente capturar plancton en campos de cultivo intensivo donde, posiblemente, incluso se hayan esparcido herbicidas o similares. Si se capturan insectos protegidos, también habrá que volver a ponerlos en libertad. Pedir permiso al dueño del terreno puede ahorrarnos también algún que otro disgusto.

Alimento para vegetarianos

La carne no lo es todo

Los animales que se alimentan total o parcialmente de forma vegetariana, p. ej., las iguanas verdes, los chacahualas o las tortugas mediterráneas también pueden alimentarse en el terrario proporcionando hierbas silvestres (p. ej., diente de león, trébol, llantén menor), verduras y brotes variados, hortalizas a trocitos o también mezclas de hierbas secas o pellets de paja o alfalfa. Con JBL Iguvert para iguanas y JBL Agivert así como JBL Herbil NUEVO para tortugas terrestres, JBL ofrece tres tipos de alimento listo de primera calidad para animales de terrario vegetarianos. Estas variedades de alimento contienen precisamente solo ingredientes vegetales con un alto contenido en fibra y poca proteína. Los lagartos de cola espinosa pueden comer también diversos tipos de semillas, p. ej., de las que se venden para aves. Para mantenerse sanos, los herbívoros estrictos necesitan generalmente alimentos con bajo contenido en proteínas y ricos en fibra.

Si alguna vez se le escapa un grillo a pesar de manejar con cuidado el alimento vivo, puede volver a capturar los bichitos escapados sin usar veneno con una trampa adhesiva o una trampa con cebo, JBL LimCollect .

Suplementos alimenticios

Sin vitaminas ni minerales no se puede vivir

Los animales en su medio natural han adaptado sus necesidades perfectamente a la variedad de alimento disponible. Los animales ingieren con el alimento exactamente lo que su organismo puede digerir. En cautividad es prácticamente imposible imitar al 100 % la variedad alimenticia natural. Por eso, a menudo resulta útil suministrar vitaminas y minerales adicionalmente. JBL ha creado para las tortugas acuáticas JBL Sol para tortugas Aqua y para las tortugas terrestres JBL Sol para tortugas Terra , dos preparados vitamínicos perfectamente adaptados a cada tipo de tortuga. Para otro tipo de animales de terrario hay disponibles vitaminas en polvo ( JBL TerraVit polvo ) y líquidas ( JBL TerraVit fluid ). En este caso, la forma de administración dependerá del tipo de alimento. El polvo se puede espolvorear muy bien sobre los insectos vivos, mientras que las gotas son ideales para aplicarlas sobre el alimento en barras o las hojas de verdura.

Además de las vitaminas, a menudo es necesario suministrar un suplemento de minerales. JBL ofrece una solución completa ingeniosa: los minerales en polvo JBL MicroCalcium se introducen en una lata ( JBL CrickBox ) junto con el insecto vivo, y a continuación se agita la lata. El alimento vivo espolvoreado con el polvo se suministrará entonces directamente JBL CrickBox a nuestra mascota.