Ubicación del terrario y clima

La ubicación del terrario

Prácticamente cualquier lugar dentro de una casa es apropiado para el terrario, con pocas excepciones. No obstante, se recomienda elegir la ubicación de modo que usted pueda observar a sus animales cómodamente desde su lugar favorito. Además, las tareas de mantenimiento regulares deben poder hacerse sin tener que adoptar posturas complicadas. También hay que evitar que se produzcan sobrecalentamientos debidos a la radiación solar directa, como puede ocurrir cerca de una ventana. En verano, no es aconsejable mantener especies sensibles al calor en áticos muy calurosos que apenas refresquen durante la noche. Por último, también hay que tener en cuenta la estática de la ubicación.

El clima en el terrario

El clima en el terrario es el factor más importante para el bienestar de los animales a su cuidado. Ellos solo mostrarán todas las facetas de su comportamiento natural y podrán vivir sanos si se consigue imitar de la mejor manera posible el clima típico de su hábitat por medio de los aparatos adecuados.

Los factores climáticos más importantes en el terrario son la temperatura (temperatura del aire y del suelo, así como zonas puntuales con altas temperaturas), la luz (duración e intensidad de la iluminación, y calidad de la luz), la humedad relativa, así como la ventilación y la aireación. Al igual que en el medio natural, los factores climáticos se influyen entre sí dentro del terrario, sufriendo variaciones a lo largo del día.

Normalmente, la humedad relativa disminuye a medida que aumenta la duración de la iluminación y la calefacción. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de elegir el terrario. En urnas de poco volumen suelen producirse cambios rápidos de los parámetros climáticos, los cuales habrá que regular a los niveles óptimos empleando una tecnología de regulación complicada o regulando constantemente de forma manual. Los factores climáticos varían mucho más lentamente en urnas de gran volumen y, además, también es más fácil crear zonas con microclimas distintos (zonas de temperatura y humedad diferentes), lo cual permite a los animales buscar en todo momento aquellos lugares con los parámetros climáticos que necesiten.