Estanques de kois

Los estanques de kois están diseñados con frecuencia de forma totalmente distinta a los estanques de jardín «normales». Esto se debe, por una parte, a que los kois ven a las plantas de su estanque como un suplemento bienvenido en su dieta y el rápido metabolismo de los kois produce una gran cantidad de suciedad. Este puede contrarrestarse con un sumidero y un buen filtro. Generalmente se prescinde de la grava para que el sumidero no se obstruya.

A los amantes de los kois tampoco les gustan siempre las zonas pantanosas, ya que allí se pueden llevar a cabo procesos de putrefacción, los gérmenes proliferan y además pueden asemejarse a una placa calentadora en verano debido a su escasa profundidad. Por tanto, quien opte por utilizar algunos aparatos se verá recompensado con un estanque que funciona bien y en el que sus habitantes serán el centro de atención. Un tema importante en los estanques de kois es la defensa contra las garzas reales (véase Habitantes del estanque ).

Debido al tamaño máximo de los kois, los peces deberían disponer de al menos 2000-3000 litros cada uno. En el vivero Ogata Koi Farm de Japón, cada koi dispone de ¡256 metros cúbicos de agua! Mencionamos esto brevemente para que no introduzca demasiados peces en su estanque, ya que la sobrepoblación es el error principal de muchos dueños de kois. Una mayor cantidad de agua también repercute muy positivamente en la salud de los animales, ya que la densidad de los gérmenes en menor y, por tanto, disminuye el riesgo de infección.