Cantidad excesiva o insuficiente de comida

¿Cuál es la cantidad adecuada de comida?

La cantidad de alimento debe elegirse de tal forma que los peces lo hayan consumido completamente en unos 2-3 minutos. Si pasados 5 minutos todavía hubieran restos de comida flotando en la superficie del agua, ¡entonces habría sido demasiada!

Es raro, pero la mayoría de dueños de un estanque tiene miedo de que sus peces se mueran de hambre. Como consecuencia, suelen alimentar a los animales en exceso, lo cual no es para nada saludable y, además, contamina demasiado el agua del estanque con las sustancias nocivas (causando problemas de algas).

Se puede dosificar al gramo la cantidad de comida, siempre y cuando se sepa el peso de los peces. 100 gramos de peso corporal de un koi grande necesita aproximadamente 1-2 gramos de alimento al día. Pero ¿quién está dispuesto a pesar constantemente a sus peces y el alimento? La norma de «consumir en pocos minutos» es totalmente suficiente y, en combinación con el alimento y la frecuencia de alimentación adecuados, dará lugar sin problemas a unos peces completamente sanos.

En el lateral de cada ProPond® / NEO Index® envase encontrará una tabla que incluye una recomendación exacta para la alimentación.

Además, JBL pone a su disposición en los comercios especializados unos vasos dosificadores que, de forma parecida a como se hace con el detergente en polvo, le ayudarán a calcular la cantidad adecuada de comida en función del tipo de alimento. De esta forma evitará como un profesional tanto alimentar demasiado poco como en exceso, manteniendo así bien alimentados y sanos a los peces de su estanque. Una alimentación excesiva (¡los peces nunca están saciados!) provoca, por una parte, problemas con las algas debido al exceso de nutrientes en el agua y, por otra, que los peces no estén fuertes ni sanos. Al igual que ocurre con las personas, el sobrepeso conlleva el debilitamiento del sistema inmunitario y supone una carga adicional para el organismo.

¿Con qué frecuencia se debe dar de comer?

Una norma básica es: mejor menos cantidad con más frecuencia, que mucha cantidad pocas veces. Las similitudes con la alimentación humana saltan a la vista también aquí. Los animales jóvenes necesitan su ración de alimento al menos 5 veces al día, mientras que los animales mayores pueden contentarse con una ración por la noche.

No debemos olvidar que la mayoría de los estanques de más de dos años presentan una amplia microfauna y flora, que puede servir de complemento alimenticio.