Estanque

Un estanque sano, sin algas y que funcione bien no es cosa de magia.

Un estanque es como un coche: los hay de diversos tipos y necesitan ciertos cuidados. Evidentemente, usted puede conducir su coche sin cuidarlo ni llevarlo a revisión, pero al final le resultará caro si tiene que comprar un motor nuevo en lugar de haber cambiado el aceite con regularidad. Tampoco es necesario cuidar de la pintura, si no le importa tener un coche descolorido y con arañazos.

Quien simplemente tenga un estanque y no lo cuide, tendrá que asumir las consecuencias: el estanque se volverá cenagoso y tendrá cada vez más nutrientes, convirtiéndose en un paraíso para las algas. Los parásitos podrían proliferar y molestar a las plantas. Con un cierto cuidado del agua, de las plantas y de los peces, podrá prevenir problemas y garantizar que su pintura, perdón, su estanque esté siempre tan bonito como usted quiere. Los expertos y personas con experiencia le explican aquí exactamente cómo hay que cuidar el estanque para tenerlo como usted desea.

¿Estanque natural o artificial?

Sobre las diferencias de ambos tipos de estanque y los seres que viven dentro y alrededor del estanque.