Todo empezó en 1960 con una pequeña tienda de animales especializada en Ludwigshafen (Alemania) que abrió Joachim Böhme —droguero profesional, experto en escarabajos y acuariófilo de Dresde—, convirtiendo así su afición en su profesión. Cuando las enfermedades de los peces ornamentales comenzaron a suponer un problema en esa época, él desarrolló un remedio llamado Punktol contra la «enfermedad del punto blanco» —a la que los acuaristas también llaman «Ich»— que a día de hoy todavía está a la venta. Para poder introducir este medicamento en el mercado necesitaba un nombre de marca, que compuso de sus propias iniciales JB y la «L» de Ludwigshafen, su ubicación de entonces.

A partir de la creación de la marca JBL, la empresa JBL —establecida desde 1984 en Neuhofen— se desarrolló rápidamente convirtiéndose en uno de los mayores proveedores alemanes de todo el surtido de productos para el mundo del acuario, el terrario y los estanques de jardín. 160 empleados trabajan en las instalaciones de la empresa de unas 2,5 ha. Hoy en día, la empresa JBL abastece a 60 países en todo el mundo con un surtido de más de 1000 productos y más de 300 piezas de repuesto.

Y a día de hoy, bajo la dirección de Roland Böhme —el hijo del fundador de la empresa—, todavía se le sigue dando especial importancia a la investigación.

Nuestro objetivo es que los animales en el acuario, terrario o estanque de jardín se sientan lo suficientemente bien como para reproducirse. De esta forma podemos reducir aún más la captura de animales en sus hábitats naturales. Pero esto requiere investigación básica e investigación de los biotopos.

Roland Böhme, gerente de JBL

Fieles al lema «El adelanto por la investigación», creemos que es esencial basarse en información sobre la forma de vida y los hábitats de los animales a la hora de desarrollar nuestros productos. Como fabricante serio con unos estándares muy elevados, JBL no confía en la dudosa información que puede encontrarse en internet, ni en los datos anticuados de las publicaciones especializadas. Por eso, JBL tiene su propio centro de investigación, donde trabajan científicos expertos, y también organiza expediciones anuales de investigación a los lugares de donde proceden los animales que habitan nuestros acuarios y terrarios, con el fin de recopilar información de primera mano.

Además, JBL colabora con algunas de las instituciones científicas líderes en Europa para obtener unos resultados lo más precisos posible.

Como además colabora con piscicultores, acuarios públicos, zoológicos e importadores de peces, se produce un intercambio de información constante. Todo ello constituye la base necesaria para poder combinar conocimientos teóricos y prácticos, aplicándolos al desarrollo más reciente de nuestros productos.