JBL ProPond Winter – El movimiento da hambre

Es obvio que el «invierno» no es igual en todo el mundo. En algunos países, en invierno hay temperaturas de 30 °C como en verano, solo que llueve más. En los países nórdicos, el invierno empieza ya en septiembre, y en Centroeuropa se puede pasar un invierno sin nieve o con unas temperaturas bajo cero muy bajas.

A temperaturas inferiores a 10 °C, los peces de estanque suelen retirarse a zonas más profundas del agua y van disminuyendo su actividad poco a poco. No obstante, a menudo ocurre que los peces continúan siendo activos a una temperatura superficial (allí se mide casi siempre) de entre 5 y 15 °C. La actividad requiere energía, y esta energía debería aportarse con un alimento adaptado. De no ser así, los peces empezarán a consumir sus propias reservas de energía. A muchos dueños de estanque les ocurre entonces en primavera que los animales salen tan debilitados del letargo invernal, que son muy propensos a caer enfermos. La viremia primaveral es un síntoma muy temido. Únicamente se debe dejar de dar de comer por completo cuando los peces hayan cesado sus actividades totalmente y se queden en el fondo del estanque más o menos inmóviles.

Los problemas se pueden prevenir muy eficazmente con el alimento de invierno adecuado. Mientras que los animales continúen activos y sigan comiendo, JBL ProPond Winter les aporta a unas temperaturas del agua de entre 5 y 15 °C más energía de la necesaria para metabolizar el alimento. Con otras variedades de alimento puede ocurrir que el valor energético del alimento sea inferior al consumo de energía del metabolismo. Entonces, los peces pasan hambre aunque coman. JBL ProPond contiene aceite de pescado, salmón, camarones, trigo y maíz, aportando así la proporción proteínas-grasas científicamente requerida de 2:1.

Quien invierta en el alimento de invierno adecuado, tendrá en primavera unos peces sanos, y se ahorrará dinero y disgustos.

© 01.12.2017 JBL GmbH & Co. KG