La belleza no viene solo de los genes

Si Heidi Klum se hubiera alimentado siempre de comida rápida, su cuerpo sería totalmente distinto a como es hoy. Esto no solo ocurre con las personas: la alimentación también es decisiva para la forma del cuerpo de los kois. Si Heidi además tuviera que tener unas manchas rojas grandes, bonitas y bien delimitadas, no solo no estaría de acuerdo, sino que tampoco tendría la predisposición genética necesaria. Aunque Heidi comiese una enorme cantidad de zanahorias, la piel tomaría un tono anaranjado pero no conseguiría formar manchas. Con los kois suele ser distinto. Aunque la piel de los kois dispone de melanóforos (pigmentos), el alimento influye decisivamente en la intensidad del color.

Al comerciante alemán de kois Marc Heinz (Zollern Alb Koi) le dieron durante una visita a la Marusei Koi Farm en Japón algunos kois de 60 cm de tamaño casi regalados porque la forma de sus cuerpos no era demasiado bonita. Una vez que los peces llegaron a Alemania, los kois recibieron primero JBL ProPond Spring, después JBL ProPond Fitness junto con JBL ProPond Color y, para acabar la temporada, además una bolsa de JBL ProPond Growth. ¡Las imágenes del antes y el después valen más que mil palabras! Pero hay que decir que la mayoría de kois japoneses suelen tener de por sí una definición muy buena del colorido, aunque no siempre, como se ha podido ver en este ejemplo. ¡Con el alimento adecuado se convirtieron en verdaderas bellezas!

© 29.03.2018 JBL GmbH & Co. KG