problemas de acuario

¿Tiene problemas de algas o sus plantas de acuario no crecen bien? ¿Está el agua turbia o han enfermado sus peces? ¿Los parámetros del agua no son los que usted quería?

Nuestro equipo de expertos ha analizado a fondo todo tipo de problemas y le ofrece soluciones para su acuario que realmente funcionan.

Enturbiamiento y coloraciones del agua

Por lo general, se dan 2 tipos de enturbiamientos del agua: los verdosos y los blanquecinos. Además, el agua puede también adoptar un matiz amarronado o amarillento.

Aquí le ofrecemos los siguientes consejos:

Enturbiamientos blanquecinos del agua

Generalmente los provocan bacterias o microorganismos, y desaparecen al cabo de 1 o 2 días por sí solos. De no ser así, resulta útil emplear un clarificador UV-C (JBL AquaCristal UV-C). La potencia (el número de vatios) del clarificador UV-C depende del volumen del acuario. Funcionamiento: el agua circula con relativa lentitud a lo largo de la radiación UV-C germicida del clarificador UV-C. Esta elimina los gérmenes, las bacterias y las algas flotantes. Su enturbiamiento blanquecino desaparecerá por completo pasados de 1 a 3 días.

Enturbiamientos verdosos del agua

Aparecen debido a las algas flotantes, que le confieren al agua su aspecto verdoso. Suele ser más frecuente en estanques que en acuarios. En acuarios resulta eficaz aplicar un alguicida (JBL Algol) o emplear clarificadores UV-C (JBL AquaCristal UV-C). La potencia (el número de vatios) del clarificador UV-C depende del volumen del acuario. Funcionamiento: el agua circula con relativa lentitud a lo largo de la radiación UV-C germicida del clarificador UV-C. Esta elimina las algas flotantes.

Coloración amarillenta

Las coloraciones aparecen generalmente a causa de los medicamentos (p. ej., una coloración azul) o debido a sustancias fenólicas derivadas de distintos procesos de descomposición biológica (coloración amarillenta). Una ayuda rápida se consigue empleando carbón activo (JBL CarboMec) en el sistema de filtración. El carbón activo fija los colorantes, proporcionando un agua clara sin matices.

Coloración amarronada

La coloración amarronada se debe con frecuencia a los ácidos húmicos que se desprenden, p. ej., de la turba o la madera. En caso de que emplear carbón activo (JBL CarboMec) NO ayude, habrá que aceptar el matiz amarronado del agua (no tiene efectos nocivos) o retirar el trozo de madera o cambiarlo por otro. Las maderas duras (opuwa, mopani) suelen teñir el agua menos o nada en comparación con los tipos de madera más blandos, como el mangle o las raíces de ciénaga.

Problemas con las plantas de acuario

En caso de que surjan problemas con las plantas de acuario, se recomienda proceder de forma sistemática. Para crecer, las plantas necesitan luz; dióxido de carbono (CO2); minerales/oligoelementos como, p. ej., el hierro (Fe); nitrógeno en forma de amonio o nitrato, y además fosfato.

Tratemos estos componentes esenciales de forma cronológica, y los problemas de crecimiento de las plantas desaparecerán seguro. Todo amante del acuario debería saber que existe una ley biológica que se aplica al crecimiento de las plantas, y que el Barón Justus von Liebig ya describió en 1828: esta ley afirma que el crecimiento de las plantas se ve proporcionalmente limitado por el recurso (nutrientes, agua, luz, etc.) más escaso. Este recurso se denomina también factor limitante. Si existe tal factor limitante, añadir uno de los recursos del que ya se disponga en cantidad suficiente no influye en el crecimiento. La Ley del Mínimo es, entre otros, un principio importante para la fertilización (ejemplo: a la planta le falta CO2. Debido a esta carencia, no puede crecer lo suficiente aunque disponga de fertilizante y luz en grandes cantidades).

295171 Con esta calculadora online puede calcular el suministro ideal de fertilizante para su acuario: Calculadora de fertilizante ProScape

No se olvide de comprobar si en el acuario hay invertebrados o peces fitófagos. Los populares ancistrus no solo se alimentan de algas, sino también de otras plantas.

Luz

Las plantas poseen clorofila, con cuya ayuda aprovechan la energía de la luz para producir alimento. Para ello, la clorofila aprovecha el espectro completo de luz visible, tal como lo conocemos del arco iris. La radiación ultravioleta y la luz infrarroja no se emplean en este proceso. Con estos conocimientos es fácil de entender que las plantas son plenamente capaces de aprovechar la «luz de bombilla», pero que pueden producir más energía si la luz les proporciona todos los colores del espectro, en lugar de la luz típica de las bombillas. También los tubos fluorescentes domésticos, que normalmente son más económicos que los tubos para acuarios, proporcionan luz aprovechable. Pero su espectro de luz está diseñado para crear un ambiente claro, y no ha sido precisamente desarrollado para la clorofila de las plantas. JBL ofrece tubos fluorescentes de espectro completo (los tubos JBL SOLAR), que proporcionan el espectro completo de la luz solar; expertos los han elogiado como la mejor iluminación para acuarios y centros de investigación como el IFM-Geomar de Kiel (Alemania) los han seleccionado para sus simulaciones de luz solar.

Además de su calidad, la cantidad de luz también juega un papel importante. Las plantas de color verde claro y las rojizas necesitan más luz que las de color verde oscuro. Esta regla general facilita un poco la selección de plantas para el acuario propio. En el atlas de DATZ «Aquarienplanzen» («Plantas de acuario», disponible solo en alemán) de Christel Kasselmann podrá encontrar una tabla que indica las necesidades de luz de cada planta.

La luz natural es inapropiada para los acuarios aunque, en principio, proporcionaría la luz perfecta. Esto se debe a que hay un exceso de nutrientes en el acuario, y la enorme intensidad luminosa de la luz natural contribuiría a la proliferación de algas. La luz natural tiene una intensidad luminosa de aproximadamente 100.000 lux, mientras que un tubo fluorescente T8 emite unos 700 lux. Un buen reflector duplica el rendimiento luminoso, y los tubos fluorescentes T5 producen más o menos el doble de intensidad luminosa que los tubos T8.

No obstante, no debemos olvidar que los acuarios no suelen disponer de suficiente luz por lo que, a ser posible, deberíamos seleccionar una cubierta con muchos tubos fluorescentes. Desde un punto de vista físico, es interesante tener en cuenta que 2 tubos fluorescentes de 15 vatios cada uno suman 30 vatios en teoría, y sin embargo no llega la misma intensidad luminosa al fondo del acuario que con un tubo fluorescente de 30 vatios.

Recomendaciones

  • Utilice únicamente tubos fluorescentes de espectro completo como, p. ej., JBL SOLAR Tropic o Natur.
  • A ser posible, se recomienda usar 2 tubos fluorescentes en lugar de uno.
  • Combinaciones de tubos fluorescentes: los «tubos fluorescentes para plantas», como los JBL SOLAR Tropic, se colocan por encima de las plantas (es decir, normalmente detrás). Los tubos fluorescentes claros (p. ej., JBL SOLAR Natur) se colocan delante por encima de los peces. Los tubos fluorescentes de colores, como los JBL SOLAR Color, destacan la belleza del colorido de los peces, pero estimulan la proliferación de algas si la concentración de nutrientes (fosfatos y nitratos) es elevada.
  • Los tubos fluorescentes T5 tienen un rendimiento luminoso mayor que los T8. Por eso, se recomienda preferir los tubos fluorescentes T5 frente a los tubos fluorescentes T8. No se pueden sustituir los tubos fluorescentes de un tipo simplemente por los del otro tipo. Los tubos fluorescentes T5 y T8 tienen sistemas electrónicos completamente diferentes y cada tipo necesita sus propios balastos y casquillos.

Dióxido de carbono (CO2)

El CO2 es EL alimento básico de las plantas y, con frecuencia, el factor limitante de su crecimiento en el acuario. El CO2 se genera de forma natural en el acuario, p. ej., por los procesos de respiración (inspirar oxígeno y espirar CO2). No obstante, la cantidad de CO2 no es suficiente para el buen crecimiento de las plantas, por lo que habría que agregar más de forma dosificada empleando un sistema fertilizante de CO2 (p. ej., JBL ProFlora bio80, JBL ProFlora u401 o JBL ProFlora m601). Muchas especies de plantas, especialmente las plantas rojizas, necesitan una concentración elevada de CO2 en el agua para crecer. No es posible cuidarlas adecuadamente sin emplear un sistema fertilizante de CO2.

Recomendación:

Reduzca el movimiento de la superficie del agua en el acuario para no expulsar demasiado CO2. Las piedras difusoras son fatales para el CO2. Conecte incluso en acuarios pequeños un equipo de CO2, como el económico JBL ProFlora bio80, y verá cuánto mejor crecerán sus plantas. Para acuarios grandes merece la pena adquirir equipos de CO2 con bombonas de CO2 a presión rellenables, como el JBL ProFlora m601. Quien no tenga ninguna estación de relleno cerca, puede usar también un sistema de bombonas desechables como el JBL ProFlora u401.

Fertilización con minerales y fertilización con oligoelementos

La mayoría de las personas entiende por fertilización de las plantas el agregar un fertilizante líquido, como se suele hacer con las macetas del alféizar de una ventana.

No obstante, la fertilización de las plantas de acuario se diferencia en 3 factores fundamentales:

  • El nitrógeno (N) procede del agua por, p. ej., los excrementos de los peces, y no hay que añadirlo con el fertilizante. Solo ser recomienda fertilizar adicionalmente con nitrógeno en el caso de acuarios que solo contengan plantas o invertebrados.
  • Las plantas terrestres obtienen el CO2 del aire, donde está disponible de forma ilimitada. Para nuestras plantas acuáticas hay que emplear un sistema fertilizante de CO2.
  • Las plantas terrestres deben obtener fósforo con el fertilizante. En el agua hay un exceso de fosfato del que las plantas acuáticas disponen, por lo que únicamente hay que agregarlo en el caso de acuarios que solo contengan plantas o invertebrados (JBL NanoFerropol24 Moos).
  • Las plantas acuáticas absorben los nutrientes a través de sus hojas y, dependiendo de la especie, también a través de sus raíces. Por esa razón, resulta muy útil emplear un fertilizador de sustrato (JBL AquaBasis plus, Las 7 bolas de JBL, JBL Florapol) para las plantas de acuario. Un calentador de fondo, como el JBL ProTemp b, provoca la circulación del calor en el sustrato, lo que favorece la distribución uniforme de los nutrientes por las raíces de las plantas.

Pero incluso los nutrientes del fertilizador de sustrato se agotan pasadas unas semanas, por lo que hay que reponerlos como si de una pila recargable se tratase. Para ello existe el fertilizante básico líquido JBL Ferropol, que contiene la mayoría de oligoelementos importantes para el perfecto crecimiento de las plantas. Lamentablemente, algunos de estos oligoelementos importantes son muy susceptibles de reaccionar con el oxígeno (p. ej., la oxidación del hierro), por lo que no se puede fertilizar cada dos semanas para que hayan suficientes reservas. Para ello, JBL ha desarrollado un fertilizante diario (JBL Ferropol 24) que proporciona cada día los oligoelementos más delicados.

Qué hacer:

Al montar un acuario nuevo, utilice un sustrato nutritivo de efecto prolongado, como el JBL AquaBasis plus, y un sustrato apropiado para las plantas, como JBL Manado, para que sus plantas crezcan fuertes. Cada dos semanas habría que agregar el fertilizante básico JBL Ferropol y complementarlo cada día con el fertilizante diario JBL Ferropol 24. Además, con el test de hierro JBL Fe se puede revisar perfectamente el contenido en fertilizante del agua.

Resumen:

El crecimiento de las plantas no es cosa de brujas. Todo el que revise y corrija en su acuario los aspectos mencionados, será recompensado con unas plantas fuertes y vigorosas.

Soluciones para problemas especiales

La coloración amarronada se debe con frecuencia a los ácidos húmicos que se desprenden, p. ej., de la turba o la madera. En caso de que emplear carbón activo (JBL CarboMec) NO ayude, habrá que aceptar el matiz amarronado del agua (no tiene efectos nocivos) o retirar el trozo de madera o cambiarlo por otro.

  • Falta de hierro (clorosis)


    La falta de hierro provoca que las hojas se vuelvan verde claro, amarillentas, pálidas o transparentes. El valor de referencia de la concentración de hierro (test de hierro) es de entre 0,05 y 0,2 mg/l. Para incrementar la concentración de hierro, lo mejor es emplear JBL Ferropol. Si ya estuviese utilizando un fertilizante y el test de hierro le siguiese mostrando un nivel insuficiente, esto puede deberse a las siguientes causas: su fertilizante contiene hierro, pero de tal forma (Fe2+) que se oxida con el oxígeno en el agua (reacciona con el oxígeno), siendo inservible para las plantas, o su fertilizante no contiene hierro.

  • Falta de manganeso


    El suministro insuficiente de manganeso por emplear un fertilizante inadecuado provoca hojas amarillentas en las cuales, al contrario que con la clorosis, solo los nervios permanecen verdes y se destacan (aureola verde alrededor de los nervios). JBL Ferropol es un remedio eficaz, ya que no solo contiene hierro sino también muchos otros oligoelementos como el manganeso.

  • Falta de luz


    Muchas plantas enferman creciendo con deformaciones si carecen de luz. Se ahílan (tallos largos y mucho espacio entre las hojas), pierden las hojas inferiores o se debilitan. La forma natural de crecimiento solo se consigue proporcionándoles la luz apropiada en cantidad suficiente (tubos fluorescentes de espectro completo JBL SOLAR).

  • Falta de CO2


    En caso de falta de CO2, las plantas (y también las algas) toman CO2 ligado de la dureza de carbonatos, la cual se rompe y se hunde. Este proceso se denomina descalcificación biogénica y se puede detectar por el hundimiento de la dureza de carbonatos y la sedimentación blanquecina que aparece en las hojas de las plantas (a menudo en los bordes).

  • Putrefacción de las cryptocorynes


    Provocada con frecuencia por cambios bruscos de las condiciones o por trasplantes. Se soluciona únicamente manteniendo unas condiciones constantes y reduciendo el nivel de nitratos a menos de 50 mg/l.

  • Cantidad de nitratos (concentración de NO3)


    Las cantidades de nitrato superiores a 50 mg/l provocan en muchas plantas la inhibición del crecimiento, aunque el nitrato en concentraciones pequeñas suele actuar como nutriente. También puede provocar la putrefacción de las cryptocorynes. Remedio: cambiar parcialmente el agua y aplicar JBL BioNitrat EX. Unas buenas consumidoras de nitratos son, p. ej., las especies de cabomba, hygrophila y limnophila.

  • Deficiencia de oligoelementos


    ¡Atención! El carbón activo no solo elimina los restos de medicamento y las coloraciones del agua, sino también minerales, oligoelementos y vitaminas. Por tanto, el carbón activo solo debe usarse en el filtro en casos excepcionales.

  • Agujeros en las hojas, hojas en forma de reja


    Generalmente se debe a que se las comen. Compruebe si en la población de peces e invertebrados hay algún fitófago.

  • Parámetros del agua extremos y variables


    Los parámetros extremos, ya sean temperaturas (< 18 °C o > 29 °C), valores del pH (< 6,5 o > 8,0) o grados de dureza (KH < 4° dKH o > 10 ° dKH) inhiben el crecimiento de las plantas. En el laboratorio online de JBL encontrará información para remediar y corregir los parámetros del agua.

  • Empleo de alguicidas


    Precisamente los alguicidas «duros» dificultan considerablemente el crecimiento de las plantas y pueden incluso provocar su muerte, ya que están estrechamente emparentadas con las algas.

    Remedio: cambie a JBL Algol en caso de que surjan problemas de algas.

  • Las plantas se reblandecen con el tiempo y se descomponen


    Algunas plantas de acuario bastante populares no son en realidad plantas sumergidas sino plantas palustres, capaces de aguantar cierto tiempo bajo agua, pero no demasiado. Muchas plantas acuáticas (p. ej., las espadas amazónicas) se plantan emergidas (sobre el agua) y pierden al principio sus hojas superficiales al cambiar al crecimiento sumergido (bajo agua). Lo único que se puede hacer es tener paciencia y comprar plantas puramente sumergidas.

  • Putrefacción y pérdida de hojas en la zona inferior


    Revisar el espacio disponible y el injerto. Con frecuencia se plantan mal las plantas con tallo, como las vallisnerias o las cabombas. Es necesario retirar el plomo antes de plantarlas una a una con cierta distancia entre sí. Si vienen en maceta, habrá que sacar las plantas de sus macetas.

Tests para el agua del acuario

¿Ha comprobado el agua de su acuario y los resultados no han sido óptimos? Los tests para el agua son la clave para que su acuario funcione. Pinche aquí para analizar inmediata y gratuitamente los resultados de su test para el agua: Laboratorio online JBL, análisis del agua

¿O desea información detallada sobre cada uno de los parámetros del agua de su acuario? Entonces pinche aquí.

Dureza del agua

La dureza del agua se divide en la dureza total (GH) y la dureza de carbonatos (KH). La definición científica correcta de ambos parámetros no es demasiado útil para el aficionado: la GH es la suma de todos los metales alcalinotérreos (p. ej., iones de calcio y de magnesio) presentes en el agua, y la KH es la suma de todos los carbonatos y bicarbonatos.

¿Entendido? Dicho de otra forma, la dureza total define una concentración determinada de minerales en el agua, y la dureza de carbonatos indica la estabilidad del agua frente a las variaciones del pH. La mayoría de amantes del acuario y del estanque consideran a la KH el parámetro más importante, ya que la KH estabiliza el valor del pH (acidez del agua). Si la KH fuese demasiado baja (inferior a 4 °dKH), el valor del pH oscilaría mucho, pudiendo descender (caída de acidez/de pH) o ascender. Ambas situaciones podrían ser letales para los organismos, por lo que es imprescindible comprobar la KH (test de dureza de carbonatos JBL KH) y estabilizarla (JBL AquaDur). La GH suele ser superior a la KH.

En algunas aguas tropicales, y también en los lagos Malawi y Tanganica, ocurre lo contrario: la KH es superior a la GH. ¿Cómo es posible? Aquí, las fuentes de soda son responsables de la elevada proporción de bicarbonatos sódicos, los cuales aumentan la KH pero no influyen en la GH. JBL ha creado JBL AquaDur Malawi-Tanganika para imitar esta situación en el acuario. Con esta sal especial es posible copiar la composición natural del agua.

Aumentar la dureza del agua: ¿Por qué aumentarla? Algunos animales no se sienten bien en un agua demasiado blanda (baja dureza). Si usted solo dispone de agua corriente de baja dureza, un aumento podría satisfacer sus necesidades específicas. Si la dureza de carbonatos es inferior a 4, usted tiene un agua muy blanda que puede dar lugar a fluctuaciones del pH. En este caso recomendamos encarecidamente aumentar la KH.

Aumentar la dureza total (GH): la sal común no sirve de nada. La sal común solo contiene sodio (Na) y cloruro (Cl). Ninguna de las dos sustancias influye en la GH. Normalmente nunca es necesario aumentar solo la GH (sin aumentar al mismo tiempo también la KH). JBL AquaDur, una sal especial, es apropiada para aumentar la GH y la KH en la misma medida.

Aumentar la dureza de carbonatos (KH): aquí tampoco sirve de nada usar sal común. Añadir bicarbonato sódico aumentaría la KH pero no la GH. Con JBL AquaDur se aumentan la GH y la KH al mismo tiempo y en la misma medida. Con JBL AquaDur Malawi-Tanganjika se aumenta la KH más que la GH. La dureza de carbonatos en los acuarios puede agotarse completamente debido a los procesos biológicos. Esto se debe a que las plantas acuáticas (y, por tanto, también las algas) extraen de la KH el CO2 esencial cuando no hay suficiente CO2 libre en el agua. Esto provoca una reducción drástica de la KH. Este proceso se denomina descalcificación biogénica. Los materiales calizos (arena de coral, conchas, mármol, esqueletos de coral, etc.) solo aumentan la dureza cuando el valor del pH del agua es inferior a 7. Solo entonces se dispone del ácido suficiente para disolver estos materiales en el agua. A valores alcalinos del pH (superior a 7) no ocurre nada.

Reducir la dureza del agua: ¿Por qué reducirla? Muchos habitantes del acuario proceden de regiones con aguas blandas como el Amazonas o el Río Negro. Para mantenerlos adecuadamente es recomendable reducir la dureza. Pero en lugar de manipular los parámetros del agua cada par de días, es mucho mejor cambiar parcialmente el agua con regularidad. También muchas plantas acuáticas suelen proceder de aguas blandas más que de aguas duras. Los estanques de jardín suelen tener un agua demasiado blanda porque el agua de lluvia rebaja la concentración de minerales. Reducir la dureza: en regiones con agua corriente dura puede resultar muy conveniente reducir la dureza del agua para satisfacer las necesidades específicas de los invertebrados, los peces y las plantas. Ablandar el agua es muy sencillo con un equipo de ósmosis inversa (JBL Osmose 120). El aparato se conecta al grifo y filtra del agua corriente el 95 % de todos los causantes de la dureza del agua (y también sustancias nocivas). Agregar productos reductores del pH (p. ej., JBL pH-Minus) reduce la KH, pero hay que tener cuidado. Agregar un reductor del pH debe hacerse con mucho cuidado y poco a poco, controlando en todo momento con tests de KH y de pH. No lo haga en absoluto en caso de que la KH sea inferior a 4. El cambio de agua solo es útil si el agua corriente tuviese una dureza inferior que el agua del acuario.

Compuestos de nitrógeno (amonio, nitrito, nitrato)

En el acuario se producen compuestos de nitrógeno que, en determinadas cantidades, pueden causar problemas o incluso la muerte de los animales. Por eso es necesario medir con regularidad las concentraciones de amonio (NH4) / amoniaco (NH3), nitritos (NO2) y nitratos (NO3). Para ello existen unos tests para el agua de JBL fáciles de manejar y muy precisos, o incluso maletines completos de tests (JBL TestLab). A menudo se habla del denominado metabolismo del nitrógeno, en el que cada uno de los compuestos mencionados se degrada en el siguiente. Estos procesos de degradación ocurren principalmente en el sistema de filtración (y el sustrato). Allí, las bacterias degradan la albúmina (proteína) formando amonio (o amoniaco tóxico si el valor del pH es superior a 6,0). Las bacterias también lo degradan formando nitrito tóxico, que a su vez se transforma en nitrato, el cual es inofensivo pero favorece la proliferación de las algas.

En los acuarios nuevos aún no se dispone de bacterias suficientes para llevar a cabo estos procesos de degradación. Por eso es recomendable ayudar con un activador biológico (JBL Denitrol, JBL Filterstart, JBL FilterBoost). Esperar un tiempo antes de introducir los animales es poco útil, ya que las bacterias que hay solo pueden proliferar lo suficiente si disponen de alimento.

Amonio (NH4) / amoniaco (NH3): es el primer eslabón en la cadena de degradación de nitrógeno. El amonio es segregado directamente a través de las branquias de los peces o creado durante la degradación bacteriana de las proteínas. El amonio (NH4) es inofensivo, pero una concentración elevada en el agua impide que los peces puedan «espirar» el amonio a través de sus branquias. Si el valor del pH es superior a 6,0, una parte del amonio inofensivo se transforma en amoniaco tóxico (véase la tabla XX). Normalmente, las bacterias degradan rápidamente el amonio formado, primero en nitrito y luego en nitrato. Si en el agua se detectase amonio, esto indicaría que el proceso de degradación bacteriano está alterado. Las bacterias necesarias para ello, o son insuficientes (acuario nuevo), o están afectadas por algo (medicamentos, adición de sal, clarificador UV-C).

Reducir la concentración de amonio/amoniaco: si se produjese una intoxicación de amoniaco (los peces nadan disparados de un lado para otro, dan bocanadas en la superficie), reducir inmediatamente el valor del pH sería una posible medida de primeros auxilios, ya que el amoniaco tóxico se transformaría de inmediato en amonio inocuo. No obstante, después habría que tomar otras medidas para solucionar el problema. Estas medidas incluyen cambiar el agua y añadir activador biológico (JBL Denitrol, JBL Filterstart, JBL FilterBoost). Además, el surtido de JBL ofrece un material filtrante que absorbe el amonio directamente del agua (JBL AmmoEX). Aumentar la concentración de amonio/amoniaco: no es nunca necesario ni útil.

Nitrito (NO2): al igual que el amoniaco, el nitrito es altamente tóxico. Inhibe el transporte de oxígeno en la sangre (también en el ser humano), provocando asfixia interna. En el acuario no debería detectarse nunca con el test de nitritos de JBL, ya que normalmente las bacterias lo degradan formando nitrato inofensivo tan pronto como aparece. Si se detectase nitrito, esto indicaría que la actividad bacteriana está alterada o que las bacterias no dan abasto con la gran cantidad de sustancias nocivas que se producen.

Esto es un signo de que hay que revisar los cuidados: ¿Se está suministrando demasiado alimento? ¿Se ha cambiado el agua pocas veces? ¿Se han suministrado medicamentos antibacterianos? ¿Se ha agregado sal? (La sal mata a las bacterias.) Caso especial: en acuarios recién instalados se produce un aumento de los nitritos porque las bacterias aún no se han desarrollado adecuadamente. En estos casos es conveniente emplear un buen activador biológico (JBL Denitrol, JBL FilterStart) e introducir los peces gradualmente. No todos los peces nuevos a la vez, sino introducirlos en el acuario poco a poco dejando pasar algo de tiempo. De esta forma, las bacterias pueden adaptarse a la cantidad de sustancias nocivas que va en aumento. Al emplear JBL BioNitrat EX, el nitrato se descompone pasando por el estadio intermedio nitrito. Si se usa demasiado JBL BioNitrat EX de una vez, podría producirse un aumento pasajero de los nitritos.

Reducir la concentración de nitritos: hacer inmediatamente un cambio parcial del agua (50 %), suministrar menos comida, cambiar parcialmente el agua con regularidad (30 % cada 14 días), sifonar el fondo regularmente empleando un sifón (JBL AquaEX, JBL Aqua In-Out), añadir bacterias (JBL Denitrol, JBL FilterStart). Aumentar la concentración de nitritos: no es necesario nunca y sería peligroso.

Nitrato (NO3): el nitrato aparece durante la degradación del nitrógeno que llevan a cabo las bacterias Nitrobacter en condiciones aeróbicas (ricas en oxígeno) a partir del nitrito, y se degrada formando nitrógeno gaseoso (N2), dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O) en condiciones anaeróbicas (sin oxígeno). Al contrario que el nitrito, el nitrato no es tóxico, pero a grandes concentraciones inhibe el crecimiento de los peces (especialmente de los peces jóvenes) e incluso el crecimiento de muchas especies de plantas. El principal problema con el nitrato es que favorece la proliferación de las algas, por lo que la concentración de nitratos no debería exceder nunca el nivel recomendado de 50 mg/l.

Reducir el nivel de nitratos: cambiar el agua con regularidad evita que haya un nivel elevado de nitratos, siempre y cuando el agua corriente en sí no contenga demasiado nitrato. Por eso, es imprescindible revisar los parámetros del agua corriente que se use. Usando un equipo de ósmosis inversa (JBL Osmose 120) se puede eliminar hasta un 50 % del nitrato del agua corriente. Si se emplea JBL Nitrat EX, se puede eliminar el nitrato tanto del agua corriente como del agua del acuario. JBL Nitrat EX contiene resinas sintéticas que extraen el nitrato del agua que fluye. Una vez agotada la capacidad de intercambio, puede regenerarse con sal común de forma rápida y sencilla. JBL BioNitrat EX ha sido desarrollado para el uso prolongado en filtros. Este material filtrante especial contiene un sustrato en el que colonizan las bacterias nitrato-reductoras. Está rodeado por bolsas de malla especiales que reducen el flujo del agua para disminuir la concentración de oxígeno dentro de las bolsas. Las bacterias que viven en el sustrato con carbono tienen que descomponer el nitrato para acceder al oxígeno que contiene. Así se elimina biológicamente y sin efectos secundarios el nitrato del agua de forma prolongada (aprox. 6 meses).

JBL ClearMec plus es el material filtrante ideal si no solo se desea eliminar el nitrato, sino también el nitrito y el fosfato al mismo tiempo. Aumentar el nivel de nitratos: en la mayoría de acuarios no tiene utilidad ninguna aumentar el nivel de nitratos. Solo habría que añadir nitrógeno en un caso especial: en acuarios que solo tengan plantas y en gambarios, en los que apenas se suministra alimento, puede que las plantas sufran de falta de nitrógeno. Para estos casos, el surtido de JBL incluye un fertilizante especial (JBL NanoFerropol24 Moos) que, además de nitrógeno, también contiene fósforo y potasio.

Fosfato

Fosfato (PO4): los fosfatos y los nitratos (NO3) son principalmente fertilizantes para las plantas, de modo que, lamentablemente, también favorecen la proliferación de las algas. En acuarios con una población de peces de normal a elevada, la concentración a menudo es tan elevada que potencia el crecimiento de las algas. Solo en acuarios sin o con muy pocos peces (p. ej., aquascaping), los nitratos y los fosfatos están presentes en bajas concentraciones y hay que añadirlos (fertilizante JBL ProScape NPK). Casi todo el alimento para peces contiene fosfato, necesario para el desarrollo de los huesos de los peces. No obstante, muchos tipos de alimento para peces contienen demasiado fosfato, porque se elaboran empleando harina de pescado barata. JBL no utiliza harina de pescado, sino que procesa proteínas de primera calidad procedentes de filetes de pescado, a los que se les añade posteriormente una cantidad equilibrada de minerales (concentración de cenizas) para el crecimiento sano de los peces. Es importante para el acuarista seleccionar la cantidad adecuada de comida para evitar una alimentación excesiva y, por tanto, el exceso de fosfatos que de ella se deriva.

¡Tenga cuidado con el alimento congelado! La mayoría de alimento congelado son verdaderas bombas de fosfato. Cuando se mueren, los trozos de plantas y las algas vuelven a desprender el fosfato fijado durante su crecimiento, por lo que habría que eliminarlos. Los fertilizantes para plantas acuáticas, materiales filtrantes y aditivos para el agua, como los extractos de turba, nunca deberían contener fosfato. Revise los productos que esté usando. JBL garantiza que sus productos no contienen fosfato. Cambiar el agua con regularidad es seguramente una de las mejores medidas que se pueden tomar para evitar unos niveles altos de fosfatos, siempre y cuando el agua corriente no contenga fosfatos.

Examine su agua corriente antes de usarla. Los fosfatos reaccionan muy rápidamente con los minerales del agua y precipitan (se sedimentan). Es conveniente emplear un sifón (limpiador de grava) con regularidad cuando se efectúe el cambio parcial del agua. También es aconsejable limpiar el filtro, porque en el lodo del mismo se acumula gran cantidad de fosfatos.

Reducir el nivel de fosfatos: además de las medidas anteriormente mencionadas, el fosfato puede eliminarse de forma rápida, sencilla y segura con el material filtrante especial JBL PhosEX ultra. Recomendamos emplear JBL ClearMec plus si no solo desea eliminar el fosfato, sino también el nitrito y el nitrato.

Aumentar el nivel de fosfatos: en la mayoría de acuarios y en todos los estanques no tiene utilidad ninguna aumentar el nivel de fosfatos. Solo habría que añadir fósforo en un caso especial: en acuarios que solo tengan plantas y en gambarios, en los que apenas se suministra alimento, puede que las plantas sufran de falta de fosfato. Para estos casos, el surtido de JBL incluye fertilizantes especiales (JBL ProScape NPK Macroelements, JBL ProScape P Macroelements, JBL NanoFerropol 24 Moos).

Salinidad

El término salinidad es relevante tanto para el agua dulce como para el agua salada. La salinidad del agua salada se puede medir simplemente con un areómetro o un refractómetro. Las mediciones realizadas con un medidor de conductividad no son fiables, ya que la composición de la sal influye en la conductividad.

La salinidad de los océanos es muy variada (p. ej., en el Mar Rojo es mayor que en el Pacífico) e importante para mantener a los animales. A menudo se añade sal al agua dulce como medida terapéutica para combatir bacterias o parásitos. En tal caso, la salinidad se regula mediante la dosificación. Dicho sea de paso, la adición de sal en agua dulce debería interrumpirse lo antes posible, ya que ni las beneficiosas bacterias filtrantes ni las plantas toleran la adición de sal.

Muchos acuaristas miden la conductividad de su agua empleando un medidor de conductividad (visualización en µS/cm o mS/cm). Así puede comprobarse si la conductancia ha variado con respecto al agua inicial. Si, p. ej., el agua corriente tuviese una conductividad de 500 µS/cm y el agua del acuario una conductividad superior de, p. ej., 900 µS/cm, este valor mayor indicaría una adición directa de sal o una acumulación de sustancias nocivas. Por tanto, la conductividad puede ser un indicador de la calidad del agua y la necesidad de cambiar el agua. A los aficionados a los peces disco les gusta, p. ej., mantener a sus peces en agua blanda, es decir, con una conductividad muy reducida, por lo que añaden explícitamente una sal blanda (JBL AquaDur) al agua de ósmosis que utilizan hasta haber alcanzado una conductancia de, p. ej., 50 µS/cm.

Aumentar la salinidad: agregar sal marina (en agua salada), JBL EktolCristal o JBL AquaDur (en agua dulce).

Reducir la salinidad: agregando agua corriente o de ósmosis en agua salada. Agregando agua de ósmosis en agua dulce.

Oxígeno

El oxígeno es el elixir de la vida de la mayoría de seres vivos en el agua y, por tanto, esencial. Cuanto más cálida sea el agua, menos oxígeno se podrá disolver en el agua. Por eso es recomendable y necesario airear el agua adicionalmente en verano. La capacidad de degradación bacteriana de sustancias nocivas disminuye a concentraciones demasiado bajas de oxígeno, y con menos de 2 mg/l los peces comienzan a asfixiarse.

Un hecho importante es que las plantas producen oxígeno cuando están expuestas a la luz pero que, sin embargo, también consumen oxígeno en la oscuridad. Por eso puede ser conveniente airear el agua por las noches en épocas en las que el crecimiento de las plantas y las algas sea vigoroso. No es cierto que una concentración elevada de dióxido de carbono suponga al mismo tiempo que la concentración de oxígeno sea reducida. Ambos gases pueden estar presentes simultáneamente en sus respectivos límites de saturación. No obstante, con frecuencia ocurre que se expulsa mucho dióxido de carbono (CO2) al suministrar oxígeno mediante el movimiento de la superficie (corriente, piedras difusoras, tubos oxigenadores, etc.). Cuando se suministra dióxido de carbono a las plantas a través de un sistema fertilizante de CO2, la concentración de CO2 en el agua aumenta y, al mismo tiempo, aumenta la concentración de oxígeno, ya que las plantas producen oxígeno durante la asimilación.

Aumentar la concentración de oxígeno: el movimiento normal de la superficie del agua garantiza la concentración de oxígeno en el agua. En acuarios más altos de lo habitual, con una superficie menor en proporción al volumen del agua, puede ser necesario airear adicionalmente el agua o mover la superficie del agua con mayor intensidad empleando tubos oxigenadores o algo similar. Las pastillas de oxígeno (p. ej., JBL OxyTabs) no son adecuadas para el suministro de oxígeno a largo plazo. En acuarios sin plantas puede que también sea conveniente suministrar oxígeno adicionalmente empleando piedras difusoras. Si el acuario debe tener una buena vegetación, airear con piedras difusoras o mediante un mayor movimiento de la superficie del agua no sería conveniente, ya que se volvería a expulsar el dióxido de carbono (CO2) necesario para el crecimiento de las plantas.

Calcio y magnesio (solo en agua salada)

Calcio (Ca)/magnesio (Mg) El calcio forma parte de la dureza total (GH) y puede comprobarse tanto en agua salada como en agua dulce. Para ello se necesitan tests distintos debido a que la cantidad difiere mucho según se trate de agua dulce o salada. Los niveles de magnesio y de calcio tienen una importancia especial para el cuidado de invertebrados y algas rojas coralinas en acuarios marinos. El nivel de magnesio es un factor decisivo para el buen cuidado de las plantas en acuarios de agua dulce.

Aumentar el calcio: existen varias posibilidades de aumentar el nivel de calcio en agua salada:

1) JBL CalciuMarin: este producto es ideal para incrementar el nivel de calcio de forma sencilla y segura sin grandes esfuerzos técnicos ni grandes costes. Una caja de JBL CalciuMarin incluye 2 bolsas, cuyo contenido se suministra en el acuario en dos lugares tan alejados entre sí como sea posible y dejando pasar algo de tiempo, según indican las instrucciones de uso. Entonces los dos componentes reaccionarán en el agua del acuario. El cloruro de calcio y el cloruro de estroncio (bolsa 1) reaccionan con el bicarbonato sódico (bolsa 2) formando bicarbonato de calcio, bicarbonato de estroncio y cloruro sódico inofensivo. Este proceso se conoce con el nombre de «método Balling» en el mundo de la acuariofilia marina.

2) Reactor de calcio: un reactor de calcio es un recipiente que contiene material calizo (carbonato de calcio, sustrato coralino, gravilla de mármol, etc.). El agua salada que lo atraviesa se enriquece de dióxido de carbono (CO2), por lo que el valor del pH disminuye y el material calizo se disuelve lentamente en el agua. Así se disuelven los bicarbonatos (KH) y el calcio (Ca) en el agua, que se añaden al agua del acuario gota a gota. Por tanto, los reactores de calcio siempre se utilizan junto con equipos de CO2. JBL ofrece todos los componentes necesarios para ello: bombonas de CO2 a presión de 500 g o de 2 kg, regulador de presión, válvula electromagnética y controlador de pH.

3) Agua de cal: el agua de cal es una solución saturada de hidróxido de calcio (CaOH) que se añade al agua del acuario gota a gota. Ella aumenta el valor del pH del agua salada gracias a su grupo hidroxilo (-OH), y le suministra calcio. No contiene agentes formadores de dureza de carbonatos (HCO3) aunque, aparentemente, tiene una KH de aprox. 12-15. Estos resultados falsos de todos los test de KH se deben a los iones OH.

No obstante, la acuariofilia marina ya no tiende a utilizar agua de cal, sino reactores de calcio y preparados profesionales como JBL CalciuMarin.

Magnesio (Mg): El magnesio (Mg) forma parte de la dureza total (GH) del agua y puede comprobarse tanto en agua salada como en agua dulce. Para ello se necesitan tests distintos debido a que la cantidad difiere mucho según se trate de agua dulce o salada. El nivel de magnesio en acuarios marinos tiene una importancia especial para el cuidado de invertebrados y, sobre todo, para el desarrollo bonito de las algas rojas coralinas. El nivel de magnesio es un factor decisivo para el buen cuidado de las plantas en acuarios de agua dulce. Las concentraciones demasiado elevadas de magnesio no son convenientes, ya que el agua solo tiene una capacidad limitada para absorber minerales y sales. Si esta capacidad de absorción se ocupase con una concentración demasiado elevada de magnesio, podría suceder que otros minerales importantes no se disuelvan en cantidad suficiente o que precipiten. Aumentar el nivel de magnesio: suministrando JBL MagnesiuMarin (preparado líquido) al agua salada o JBL ProScape Mg Macroelements al agua dulce se puede regular cualquier nivel de magnesio que se desee de forma rápida, sencilla y segura.

Valor del pH

El valor del pH muestra la acidez y la alcalinidad del agua. Cuanto más ácido contenga el agua (cuanto más ácida sea), menor será el valor del pH. Cuanto menos ácido, es decir, más bases contenga el agua (cuanto más alcalina sea), mayor será el valor del pH. Cuando no se alcanza el valor recomendado de pH, los habitantes del acuario no disponen de las condiciones óptimas para vivir. La actividad bacteriana del filtro también disminuye mucho, y a valores de pH inferiores a 6 prácticamente desaparece. Por eso habría que aumentar el pH al valor indicado. El pH es un valor logarítmico, es decir: una reducción del pH de 8 a 7 significa decuplicar la acidez, y de 8 a 6, centuplicarla.

Aumentar el valor del pH: compruebe primero si la dureza de carbonatos (KH) se corresponde con el valor recomendado. Antes de modificar el valor del pH (aumentarlo o reducirlo), es necesario regular la KH al valor recomendado (véase el capítulo sobre la KH). Generalmente, el pH se regula entonces por sí solo al nivel deseado. Si, a pesar de todo, hubiese que aumentar el valor del pH, puede hacerse agregando JBL pH-Plus (incrementador de pH líquido).

Reducir el valor del pH: compruebe primero si la dureza de carbonatos (KH) se corresponde con el valor recomendado. Antes de modificar el valor del pH (aumentarlo o reducirlo), es necesario regular la KH al valor recomendado (véase el capítulo sobre la KH).

Generalmente, el pH se regula entonces por sí solo al nivel deseado. Si, a pesar de todo, hubiese que reducir el valor del pH, existen tres posibilidades:

1) Añadiendo JBL pH-Minus (líquido reductor del pH) se puede reducir el valor del pH poco a poco. No obstante, así se reduce al mismo tiempo la dureza de carbonatos.

2) Añadiendo CO2 (dióxido de carbono) dosificado, no solo se fertilizan las plantas sino que también se reduce el valor del pH. Una parte del CO2 reacciona con el agua formando ácido carbónico (H2CO3) el cual, como todos los ácidos, reduce el valor del pH. Para acuarios de 30 a 160 litros recomendamos emplear el equipo biológico de CO2 JBL ProFlora. Para acuarios de 60 a 1000 litros, el JBL ProFlora u o los sistemas m.

3) Con JBL TorMec (pellets de turba activa) como parte del material filtrante se puede reducir un poco el valor del pH. Los pellets de turba activa de JBL contienen aprox. un 25 % de ácidos húmicos, que actúan como reductores del pH. Además, también se produce un ligero ablandamiento.

Enfermedades de los peces de acuario

¿Sus peces de acuario están enfermos? ¿Muestran síntomas sus peces de acuario? ¿Desea diagnosticar las enfermedades de los peces de acuario?

Aquí puede navegar entre las imágenes de peces enfermos para diagnosticar las enfermedades de los peces de acuario. A continuación le mostramos cómo combatir la enfermedad de forma rápida y segura, y cómo prevenirla en el futuro.

A Hospital online

Indicaciones generales

Aproximadamente el 90 % de las enfermedades de los peces se deben a un debilitamiento de su sistema inmune. Aunque suministrando medicamentos se combaten los patógenos, normalmente no se suprime la causa. Por eso, es muy importante determinar la causa. En la mayoría de los casos, las causas se encuentran en las áreas siguientes:

Peces nuevos: aunque los peces recién comprados no muestren signos patentes de enfermedad, podrían ser huéspedes de parásitos o portadores de bacterias patógenas. A menudo sucede que estos gérmenes «nuevos» son desconocidos para los habitantes previos, de modo que ellos aún no han desarrollado defensas para combatirlos. Esta situación recuerda a los virus del resfriado que portaron los españoles durante la conquista de Sudamérica, y que acabaron con grandes partes de la población de la jungla. Por favor, no le eche siempre la culpa al vendedor de la tienda de animales.

Alimento que haya estado almacenado durante demasiado tiempo (más de tres meses abierto y en uso). El contenido en vitaminas es entonces demasiado bajo, y las defensas no se pueden desarrollar.

Si detectase los primeros signos de alguna enfermedad, habrá que actuar DE INMEDIATO. En la mayoría de los casos se espera demasiado. Ejemplo: tan pronto como se detecte algún «puntito», habrá que comenzar un tratamiento. Si se espera, este puntito (enfermedad del punto blanco) puede desprenderse del pez y depositarse en el fondo, donde se multiplica dentro de un quiste del que salen unos 1000 patógenos nuevos, aumentando así la posibilidad de contagio de todos los habitantes del acuario.