Tortugas

Las tortugas son de los animales de terrario más populares y, a pesar de su lentitud (o precisamente por ella), ¡a los niños les encantan! En el cuidado de las tortugas hay que tener en cuenta varias cosas, para que los animales se sientan bien, se mantengan sanos y, en el mejor de los casos, incluso se reproduzcan:

¿Qué especie de tortuga tiene usted?

¿Pertenece esta especie a las tortugas terrestres, a las tortugas acuáticas o a los galápagos? Atención: ¡las tortugas acuáticas también necesitan sin falta una parte de tierra y no solo un trozo de corcho flotante! Dependiendo del grupo al que pertenezca su tortuga, el terrario se diseñará sin agua, o con una parte pequeña o grande de tierra. No todas las tortugas terrestres viven en regiones desérticas, sino que también pueden proceder de la selva tropical. Esto sería muy importante a la hora de seleccionar el tipo de sustrato para su terrario.

¿Qué tamaño tiene su tortuga?

Muchas especies de tortuga se compran cuando son muy jóvenes y pequeñas (5 cm), y el comprador no es consciente de que esa especie puede que alcance un tamaño de más de 30 cm. Con frecuencia, el resultado es que los animales son abandonados en la naturaleza, donde mueren miserablemente o invaden los nichos ecológicos de especies autóctonas. El tamaño del terrario depende, lógicamente, del tamaño que tendrá el animal cuando alcance la edad adulta y también del número de animales. La mayoría de especies de tortuga son animales sociales y no se sienten realmente bien si se mantienen solas.

Tortugas terrestres

¿Qué tipo de sustrato es recomendable? Tener una tortuga terrestre NO significa automáticamente que tenga que tener solo un sustrato arenoso. La mayoría de las veces, es mejor hacer una mezcla de dos sustratos (p. ej., las tortugas mediterráneas prefieren una mezcla de 50 % JBL TerraBasis y 50% JBL TerraBark 5-10).

Aquí encontrará el mejor Sustrato para su tortuga.

Tortugas acuáticas y galápagos

La parte acuática requiere algo de cuidados. Es imprescindible tener un filtro de acuario (p. ej., un filtro JBL CristalProfi) y un calentador de agua, p. ej., JBL ProTemp S 25 , para mantener el agua limpia y a la temperatura adecuada. Se aconseja cambiar un tercio del agua por agua limpia una vez a la semana.

La alimentación de las tortugas

Con las tortugas pasa como con el ser humano. Les encanta comer cosas que, en realidad, no son apropiadas. Por ejemplo, los tomates, los plátanos, los cítricos y la carne (también los camarones de río gammarus) son absolutamente inadecuados para las tortugas terrestres, aunque muchas veces les encanta comer esas cosas.

Es de suma importancia, como con casi cualquier animal, proporcionar una alimentación variada. Por eso, no se debería dar siempre, p. ej., camarones de río (gammarus) a las tortugas acuáticas, sino también otros tipos de comida como JBL Energil (peces secos) y JBL Tortil (alimento en pastillas), etc. La lechuga, las lombrices, los caracoles y la carne de moluscos son un alimento complementario excelente para las tortugas acuáticas y galápagos.

Aquí encontrará consejos sobre la alimentación adecuada para las tortugas.

Socialización de las tortugas

Las tortugas no deben tenerse solas. Como ya se ha mencionado anteriormente, la mayoría son bastante sociales y se sienten muy a gusto en un grupo pequeño de un macho y varias hembras. En determinadas circunstancias, también es posible tener otros animales junto con las tortugas.

En los terrarios desérticos, hay muchas especies de lagarto que se pueden tener con tortugas del desierto en un mismo terrario. Si se trata de tortugas acuáticas, se puede intentar tenerlas junto con peces. Pero las tortugas acuáticas son omnívoras a las que también les gusta comer peces, si consiguen capturarlos. Por eso, lo apropiado es escoger peces bastante grandes como, p. ej., plecos grandes, los cuales ayudan además a limpiar el sustrato, los objetos de decoración y los cristales.

Tortugas como compañeras de juego para niños

Las tortugas acuáticas no son apropiadas para ello, ya que suelen ser tímidas y pueden morder. Las tortugas terrestres son para ello más adecuadas aunque, a decir verdad, no les gusta que las toquen ni las cojan. Sí que toleran y les gusta que las acaricien en el cuello, la cabeza y el caparazón, a través del cual sienten las caricias.

De todos modos, los perros y los gatos son mejores compañeros de juegos que cualquier animal de terrario.