JBL en todo el mundo

Con el paso de los años, JBL ha evolucionado hasta convertirse en un líder mundial que suministra sus productos en 65 países, algunos de los cuales los distribuyen en más países. El país al que más se exporta es Francia, y el país más alejado de Alemania es Nueva Zelanda. Exportar significa también responder a las necesidades específicas de cada país. Por eso, a menudo la etiqueta se tiene que crear en varios idiomas. Bélgica necesita, p. ej., el neerlandés para la región del norte y francés para la región del sur. Los taiwaneses hablan un chino diferente al de los chinos de la región continental, y en Hong Kong se prefiere el inglés. Especies de pez como el arowana o los cíclidos flowerhorn son más populares en Asia que en Europa, y en Francia y Holanda se venden más carpas doradas que en el resto del mundo. Por tanto, los mundos del acuario, el terrario y el estanque pueden diferir en todo el mundo y es necesario adaptarse.

Los envíos a ultramar de los productos de JBL requieren una logística sofisticada. La mercancía no solo tiene que estar en embalaje a prueba de golpes, sino que también debe soportar altas temperaturas durante un tiempo prolongado si, p. ej., un contenedor queda expuesto al sol en un barco durante cuatro semanas en su camino hacia Singapur. Por otra parte, los importadores tienen que planificar y pedir con mucho tiempo de antelación, ya que un pedido a Nueva Zelanda tarda unas 8 semanas en llegar.

Países diferentes, costumbres diferentes: A los franceses les gustan los peces luchadores más que a nadie, en Hong Kong y China se vencen los peces envasados en bolsas y en Malasia no entiende nadie el concepto de peces de agua fría (para kois y carpas doradas), puesto que un estanque es igual de cálido que un acuario. En los cursillos que JBL imparte por todo el mundo, estos aspectos específicos de cada país tienen que tenerse siempre en cuenta.