Problemas en el agua marina

Solución a los problemas en el acuario marino

¡Apenas existe un problema que no tenga solución! En realidad, el mayor problema solo es averiguar cuál es la causa del problema. Pero para eso hay buenos tests para el agua buenos, tiendas de animales especializadas que le podrán ayudar y también buenos foros en internet sobre los acuarios marinos. Aquí le presentamos un resumen de los problemas más frecuentes y sus correspondientes soluciones:

Problemas con los parámetros del agua

Algunos acuaristas marinos tienen problemas a la hora de ajustar el pH de su agua a más de 8,0. Cuando la dureza de carbonatos es de entre 7 y 10, el valor del pH debería ser superior a 8,0. Las causas de un valor del pH demasiado bajo pueden ser:

El reactor de calcio está mal ajustado, de modo que el CO2 va a parar al agua del acuario, o demasiada cantidad de agua ácida fluye de vuelta al acuario procedente de dicho reactor. Véase Instalación del equipamiento técnico .

Todo filtro de actividad biológica produce ácidos que reducen el valor del pH. Simplemente hay que cargar en los filtros biológicos un material calizo como última capa de material filtrante que fijará entonces los ácidos que se produzcan.

Aquí encontrará un resumen de todos los parámetros del agua para los acuarios marinos, así como indicaciones de cómo se pueden optimizar: Parámetros del agua .

Problemas de algas

La cuestión es si sus «algas de adorno» no crecen como usted quiere, o si tiene demasiadas algas indeseadas.

Muchas algas superiores (Halimeda, Caulerpa) solo crecen si las condiciones son buenas, aunque en la naturaleza también crezcan bajo «malas» condiciones ambientales (p. ej., en puertos).

Si las algas deseadas no creciesen, compruebe si hay «zonas muertas» en su acuario. Estas son zonas del sustrato o de los objetos de decoración donde se acumule la suciedad. Puede evitar estas zonas muertas empleando bombas de circulación y sifonando. El material filtrante sucio también disminuye la calidad del agua (potencial redox) e impide el crecimiento bonito de las algas. A menudo, las algas crecen de inmediato tan pronto como se mejoran las zonas sucias.

Las algas rojas coralinas no suelen crecer o lo hacen muy lentamente si el nivel de magnesio es inferior a 1000 mg/l. Añadiendo JBL MagnesiuMarin puede aumentar el nivel de magnesio de forma rápida y sencilla.

Si sus algas deseadas proliferasen demasiado, no retire NUNCA el exceso de algas de una vez, sino que vaya retirándolas poco a poco durante varios días.

Algas indeseadas: las plagas de algas más frecuentes están causadas por Chaetomorpha, Cladophoropsis, algas filamentosas, diatomeas, algas burbuja (Valonia y Ventricaria) y algas viscosas.

Por lo general puede decirse que las algas en la naturaleza también crecen más bien allí donde haya un exceso de nutrientes. Revise los niveles de nitratos y fosfatos y, en caso necesario, tome las medidas correspondientes.

Encontrará más información en Parámetros del agua y Agua salada: el agua .

Lo que ocurre es que las algas simbiontes (zooxantelas) que viven en los tejidos de sus corales también necesitan nitratos y fosfatos para sobrevivir. Sus corales crecerán menos en cuanto se reduzca a casi cero el nivel de nitratos y de fosfatos. Es necesario encontrar el equilibrio que permita evitar la proliferación de las algas indeseadas, pero que garantice que sus corales permanecen sanos.

Favorezca siempre la reducción de las algas eliminándolas también mecánicamente y mediante predadores. Los caracoles Turbo, los erizos de mar y los peces cirujano, p. ej., son buenos comedores de algas. ¡Evite a toda costa que las algas cubran enteramente a sus invertebrados! Las diatomeas son fáciles de combatir: ellas se forman cuando el agua usada inicialmente contiene demasiados silicatos (ácido silícico; SiO2). Empleando un buen eliminador de silicatos ( JBL SilicatEx rapid ) podrá eliminar el ácido silícico del agua y, por tanto, sustraer a las algas la base de su crecimiento.

348037 Ejemplo: un acuario aún no ha sido equipado con bombas de circulación. Una medición del potencial redox muestra un valor de 200 mV. Ahora se emplea una bomba de circulación para generar la circulación del agua, agitando y disolviendo algunas «zonas muertas» detrás de los objetos de decoración. El potencial redox disminuye por poco tiempo (humus agitado) y acaba estabilizándose a un nivel más alto que antes (la zona muerta ya no existe). Así se ha producido una mejoría de la calidad del agua (hay menos procesos reductores en el agua). Empleando más bombas de circulación se puede determinar su posición ideal mediante mediciones del potencial redox, así como con los sedimentos del fondo y la optimización de los filtros aunque esto no se pueda medir directamente con los tests convencionales, ya que todo esto influye en el potencial redox. Si usted incrementa su potencial redox aprox. unos 150-200 mV, existe una gran probabilidad de que desaparezcan las algas viscosas. Lo más recomendable es probar de una en una las modificaciones en su acuario, evaluar el resultado mediante el potencial redox y continuar realizando cambios hasta haber obtenido el resultado deseado.

Plagas molestas

Los gusanos poliquetos, los parásitos, las aiptasias y otros habitantes indeseados del acuario a veces suponen un problema que habría que solucionar. Cuanta mayor sea la exactitud con la que detecte al habitante problemático, mejor podrá combatirlo.

Gusanos poliquetos

Aunque suelen vivir escondidos y son nocturnos, a veces podrá observar a estos depredadores peludos en su acuario. Son peligrosos para los habitantes del acuario debido a su forma de vida depredadora y a su enorme tamaño (¡pueden alcanzar los 200 cm de longitud!).

Puede retirar los gusanos poliquetos con unas pinzas ( JBL PROSCAPE TOOLS P STRAIGHT ).

Si añade una pastilla de alimento ( JBL NovoTab ) durante la fase oscura en su acuario, no serán los peces sino los gusanos quienes salgan a comérsela. Así podrá ver si hay muchos gusanos y quitar algunos. También hay unas trampas para gusanos poliquetos que dan buenos resultados.

Lo mejor es combatirlos con predadores. Las dos especies de lábridos Macropharyngon bipartitus y

Halichoeres chrysus son buenos comedores de poliquetos, que dejan en paz al resto de invertebrados.

Los bonitos bettas marinos (Calloplesiops altivelis) son considerados buenos devoradores de gusanos poliquetos.

También se suelen introducir algunas especies de caracoles para combatirlos: las especies de Mitra y de Babylonia.

La gamba Stenopus hispidus sale por las noches a buscar gusanos poliquetos. Desmontar el acuario resulta útil hasta cierto punto, ya que los gusanos poliquetos se esconden en agujeros y ranuras de la roca viva.

Aiptasias

Una aiptasia es graciosa, pero ¡pronto se convertirá en cien! Por eso se debe reaccionar con la mayor rapidez posible tan pronto como descubra UNA aiptasia.

Las aiptasias se mueren a unos niveles de fosfato (<0,1 mg/l) y de nitrato (< 3 mg/l) muy bajos. Cuando se suministra plancton para comer, se estimula mucho la proliferación y el crecimiento de las aiptasias. Retirar las aiptasias de forma mecánica es muy difícil, prácticamente imposible. Muchos acuaristas cuentan que las han combatido con éxito inyectando ácido clorhídrico al 30 % (0,25 ml/aiptasia). No obstante, al aditar ácido clorhídrico disminuye el valor del pH del agua de su acuario, por lo que no se debería inyectar demasiado ácido de una sola vez.

Predadores de las aiptasias: la especie de pez mariposa Chaetodon kleini, el pez mariposa de nariz alargada Chelmon rostratus, la gamba Lysmata wurdemanni.

Se recomienda introducir además un paquete de carbón activo ( JBL Carbomec ultra ) en el sistema de filtración para absorber los mensajeros químicos de las aiptasias.

Planarias (platelmintos y turbelarios)

Al igual que las babosas, los platelmintos pueden ser muy bonitos, pero también pueden suponer un problema para los corales si proliferan en exceso y atacan a los corales. Puede aspirar los platelmintos para reducir su población.

Resulta muy eficaz utilizar una trampa para planarias ( JBL PlaCollect ) que captura las planarias en un tubito. Desaconsejamos tajantemente emplear tratamientos químicos debido a sus efectos secundarios. Hay turbelarios que se camuflan extremadamente bien y no se pueden distinguir ni mirando con detenimiento. Entre ellos se cuenta, p. ej., el gusano Amakusaplana acroporae, que puede atacar a los corales duros Acropora provocando grandes daños. Bañando a los corales afectados en una solución de yodo fuera del acuario (2 ml betadine/l) se inmoviliza a los turbelarios, de manera que se pueden eliminar con un chorro de agua fuerte. El lábrido Pseudocheilinus hexataenia es considerado un depredador recomendable, ya que incluso detecta y se come las puestas de huevos de los gusanos. Las gambas bailarinas (Rhynchocinetes) parecen ser muy eficaces.

Los peces rechazan la comida

Lógicamente, la alimentación del acuario no es absolutamente idéntica a la variedad alimenticia disponible en la naturaleza. Sin embargo, el alimento de primera calidad tiene una composición basada en el alimento natural con gran similitud. No obstante, el granulado o las escamas tienen una forma diferente a la comida habitual, y no se mueve. Por eso, los peces necesitan a veces cierto tiempo para acostumbrarse a aceptar un alimento nuevo. Otros peces pueden ayudar, ya que ellos muestran lo que hay que hacer para comer. La rivalidad por la comida conseguirá lo que antes era imposible.

Una buena opción para acostumbrar a los peces a «comida nueva» es elegir una comida que ya conozcan en la naturaleza. JBL PlanktonPur M es un alimento así, ya que está compuesto al 100 % por zooplancton natural. Cuando los peces hayan aceptado este alimento, ya no será tan difícil pasar a las escamas o el granulado.

En el peor de los casos, el rechazo de la comida se deberá a una enfermedad. Puede que se trate, p. ej., de parásitos intestinales. Pero esto ocurre muy raras veces.

Los corales se vuelven blancos (blanqueo de coral)

Este proceso es provocado por unas temperaturas del agua superiores a los 30 °C. Los corales expulsan las algas simbiontes (zooxantelas) que viven en sus tejidos y pierden así su color. Por eso, es necesario procurar que la temperatura del agua no exceda los 29 °C. Esto lo puede controlar empleando unos ventiladores que generan frío por evaporación en la superficie del agua. Los sistemas de refrigeración también son una solución, pero cuestan mucho dinero. Puede ocurrir que sus corales vuelvan a recuperar su color, pero la probabilidad es muy escasa. La mayoría muere después de emblanquecer.

Los peces desaparecen sin dejar rastro

La causa más frecuente es, probablemente, que los peces salten y se salgan del acuario. Los cristales superiores son útiles para evitar este tipo de suicidios involuntarios. Como es normal, los peces también pueden morir de viejos pero, en la mayoría de los casos, la causa son los depredadores que haya en el acuario. Lo más raro es que se trate de otros peces, ya que usted los ha introducido a conciencia. Más bien puede que ocurra que usted introduzca algunos depredadores «invisibles» con la roca viva. Los depredadores que normalmente se introducen con la roca viva son los cangrejos y los gusanos poliquetos.

Y ninguno de ellos es fácil de eliminar. Puede ser útil levantarse por la noche y buscarlos con luz roja (linterna con una lámina de plástico rojo). Empleando unas pinzas largas y fuertes ( JBL PROSCAPE TOOLS P STRAIGHT ) o unos alicates largos ( JBL CombiFix ) puede que consiga enganchar a alguno de estos molestos inquilinos. También puede montar una trampa sencilla: un vaso alto con una pastilla de comida en el fondo ( JBL NovoTab ) apoyado en las piedras puede ser la solución.