El terrario desértico

Un pedazo de desierto en el salón de casa

El desierto es un hábitat demasiado caluroso para nosotros los humanos. Pero, si observamos más detenidamente, podremos ver que los hábitats de los reptiles en el desierto caracterizan por unas variaciones muy grandes de temperatura, dependiendo de donde estén se los animales. Por la noche se producen unos descensos de temperatura verdaderamente drásticos. Con el fin de alcanzar la temperatura necesaria para mantener los procesos metabólicos y la conducta típica (cortejo, luchas territoriales, etc.), los animales del desierto cambian explícitamente de lugar entre zonas cálidas soleadas y zonas frescas a la sombra dentro de su hábitat.

A este respecto, hay que tener en cuenta que particularmente los animales del desierto necesitan también zonas puntuales (!!) en el terrario a 50-60 °C, pero que no permanecen allí todo el día. Como es lógico, la temperatura del aire y el movimiento del viento en sus hábitats naturales influyen también en el tiempo que permanezcan debajo de la fuente de calor.

En primavera, con temperaturas del aire frescas y fuertes vientos, tienen que tomar a menudo mucho el sol para conseguir su temperatura preferida. Por el contrario, en pleno verano a una temperatura del aire de 38 °C y el viento en calma, evitan la radiación solar para no calentarse más allá de su temperatura óptima (en muchas especies desérticas entre 35-42 °C). Por tanto, a la hora de calentar el terrario es muy importante asegurar una distribución irregular del calor en la urna. Los animales deben tener siempre la posibilidad de retirarse a lugares más frescos cuando se hayan calentado lo suficiente.

Eligiendo y usando los aparatos adecuadamente (p. ej., no cubriendo nunca el fondo del terrario entero con un calentador de fondo), el cuidador debe garantizar que puedan formarse unos gradientes climáticos en el terrario, y que no haya un clima uniforme similar a una sauna. A este respecto, lo más importante es ajustar un gradiente de temperatura en la urna. Ningún reptil sobrevive unas temperaturas internas de 48 °C.

El montaje del terrario desértico se puede hacer de la siguiente manera: todos los tipos de arena son adecuados como sustrato. JBL ofrece Sustrato , diversos tipos de arena de varios colores con los nombres JBL TerraSand natural rojo , JBL TerraSand amarillo natural y JBL TerraSand blanco natural . JBL TerraSand natural rojo se suministra húmeda y puede modelarse cuando se coloque. Una vez seca se endurece hasta cierto punto, proporcionando así a los animales que escarban la posibilidad de hacer sus refugios.

Dependiendo de las necesidades de los animales, el terrario puede decorarse con piedras formando o no refugios. Para garantizar la seguridad de los animales y de los cristales, es conveniente pegar las piedras. Para ello puede utilizarse, p. ej., una silicona para acuarios inocua como JBL AquaSil transparente .

Normalmente hay dos tipos distintos de adhesiones: adhesiones en seco o adhesiones en húmedo en zonas que nunca van a estar secas del todo. A la hora de adherir en seco, es preciso distinguir si la adhesión debe quedar algo flexible, p. ej., a la hora de pegar piedras o madera, o si se trata de un objeto rígido. Para una adhesión flexible recomendamos JBL AquaSil transparente , una silicona para acuarios inocua de color negro o transparente. Para adhesiones rígidas, un pegamento rápido inocuo como JBL ProHaru Rapid es la mejor elección. En un terrario desértico no suelen haber zonas húmedas ni muy mojadas. De ser así, puede usar JBL ProHaru Universal , que también pega bajo el agua.

El peso de las estructuras de piedra en terrarios grandes puede suponer un problema. En tal caso, es recomendable usar piedras artificiales de plástico, a la venta en comercios especializados.

La madera seca también es apropiada para decorar terrarios desérticos. Unas plantas adecuadas como, p. ej., las suculentas o similares, completan la decoración. Si se desea decorar con cactus, será mejor usar imitaciones de plástico debido al riesgo de lesiones que suponen. Si se tienen especies de animales grandes y activos, las plantas vivas no suelen tener posibilidad alguna de sobrevivir. En este caso también se recomienda usar imitaciones de plástico que se pueden adquirir en comercios especializados.