La introducción

Introducir los peces de acuario correctamente

Seguro que ya ha visto alguna vez cómo los animales salvajes son transportados con los ojos vendados, puesto que así van mucho más tranquilos y menos estresados. Con los peces se pueden emplear unos trucos parecidos para evitarles el estrés. El estrés en los peces provoca el debilitamiento del sistema inmunitario y, a menudo, un aumento de la probabilidad de enfermar.

Capturar peces

¡Capture los peces siempre con dos salabres! Con un salabre pequeño se guían los peces hasta el salabre grande y luego se sacan del agua. Cuando vaya a sacar los peces del agua dentro del salabre, sujete la malla por debajo con la mano. Así los peces se agitan menos y dañarán menos sus mucosas.

La mayoría de salabres se suelen escoger demasiado pequeños. El salabre debería tener un diámetro al menos cuatro veces mayor que el pez entero. No toque los peces con espinas, lo mejor es capturarlos con un recipiente en lugar de con un salabre. Pero si lo hace con un salabre, entonces que sea con uno que tenga una malla MUY fina en la que no se puedan enredar las espinas. Si los peces se enredasen en el salabre, suele ser útil introducir el salabre con el pez dentro del acuario o del recipiente de transporte. El pez se desenredará entonces por sí solo.

El transporte

En muchas tiendas de animales puede observar que se añade un par de gotas de JBL Acclimol en la bolsa para transportar peces antes de cerrarla. JBL Acclimol tranquiliza a los peces, reduce el estrés, y los coloides protectores protegen de las infecciones las mucosas de los peces ya que, durante la captura, la malla ha provocado pequeñas heriditas en las mucosas de los peces que son puntos débiles que favorecen la proliferación de los gérmenes.

La bolsa de transporte se debe llenar de agua solo hasta un tercio y transportar tumbada. Así se aumenta al máximo la superficie del agua y no surgen problemas de oxígeno. Al igual que con los animales salvajes, es conveniente oscurecer la bolsa para transportar peces con papel o una bolsa. El papel tiene además un efecto aislante de las temperaturas exteriores altas o bajas.

La introducción

Tan pronto como llegue a casa con su bolsa para transportar peces, apague la luz de su acuario y aparte la iluminación a un lado. Abra la bolsa, doble el borde hacia abajo y cuélguela dentro de su acuario. La bolsa quedará flotando gracias al borde doblado.

A continuación, añada agua de su acuario en la bolsa de transporte poco a poco («chupito a chupito») hasta duplicar la cantidad de agua de la bolsa para que los peces se acostumbren a los nuevos parámetros y a la temperatura del agua. Añada después una dosis de JBL Acclimol al agua del acuario para proteger a los animales cuando pasen al acuario de las posibles infecciones que puedan provocar los gérmenes que allí hay, y a los que no están acostumbrados. Cuando haya agregado un chupito de agua de su acuario cada 10 minutos en la bolsa de transporte hasta duplicar el volumen, es necesario esperar 30 minutos. Entonces podrá pasar los peces de la bolsa al acuario cuidadosamente con un salabre. ¡NO vierta nada de agua de transporte en el acuario! Puede contener gérmenes nuevos, cobre problemático o restos de medicamentos. Pasada una hora podrá volver a encender la luz del acuario. Si tiene peces territoriales como, p. ej., los cíclidos, es aconsejable redecorar un poco el acuario cuando vaya a añadir peces nuevos. Así se distribuyen nuevamente los límites territoriales existentes.